sábado, 2 de mayo de 2015

Se puede aprender de las malas experiencias; es más, quizá sean las más significativas en nuestras vidas. Si alguien te hiere, te traiciona o rompe tu corazón, dale las gracias, te ha enseñado a tener más cuidado de a quién le abres tu corazón. Si alguien te ama, ámalo tú a él, no porque él te ama sino porque te ha enseñado a amar y a abrir tu corazón y tus ojos a las cosas pequeñas de la vida...........


 



 































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.